viernes, 23 de agosto de 2013

Manjar para diosas

Por @socioadicto


[Cuento] Llevaba como podía, los atriles para la improvisada exposición. El recorrido del vehículo hasta el lugar escogido, se le hacía extenuante. Más que mal, se encontraba solo frente aquella multitud, sin más que la dicha de sentir la emoción de lo aparentemente prohibido.
La plaza ese día estaba radiante, niños corriendo por todos lados, parejas disfrutando al ritmo del organillero, viejitos tomando el sol, en fin…todos parecían disfrutar de aquella mañana de agosto. Sin embargo, el día había comenzado temprano para él. Se había dirigido desde su casa rumbo al departamento de su amiga.
Durante el viaje, aunque se replanteaba los objetivos de su misión, ya era tarde para echar pie atrás, ¡que suceda lo que suceda!, exclamó. Sin embargo no era tan así.  Daniel era un tipo precavido, tampoco dejaría todo al azar.
Camila se despertó cuando golpearon la puerta, ¿Tan temprano, que haces aquí? Preguntó bostezando. Te quiero pedir un favor, contestó Daniel. Es sólo que me guardes con mucho cariño, este pequeño regalo. Camila extrañada, recibió el objeto envuelto en papeles de muchos colores, solo se podía percibir que era algo redondo y alargado, algo así como una botella.
Daniel le dio un beso en la mejilla y se largo raudamente, sin más explicaciones. Camila sólo atino a dejar el objeto sobre la mesa de estar, sin entender aún que sucedía. Seguramente después vendrán las explicaciones, pensó, y se largo nuevamente a su cama.
Más tarde, una vez armados todos los atriles en la plaza, Daniel se dirigió por última vez al vehículo y como pudo trajo consigo una gran bolsa negra con forma rectangular. Montó 2 fotografías por atril ocultando una tras de otra. Luego de instaladas todas, procedió a mostrarlas al público, invitándolos a acercarse mediante un megáfono.
La gente se acercaba y al principio no pareció creer lo que veía. Eran robustas plantas fotografiadas, cada una con un color y vigorosidad única. Majestuosas se alzaban las flores a la luz, sorprendiendo incluso a los más aparentemente experimentados. Caramelos, frutas tropicales, frutas prohibidas, algunas con nieve y una variedad mágica en tonos verdes, inundaban y enriquecían las imágenes.
Cada vez se acercaba más gente pare ver la presentación, de lustrabotas hasta ejecutivos que incluso parecían ir atrasados a su trabajo. Mientras, Daniel comenzaba a leer con voz firme y segura un papel que había sacado de su bolsillo. Era un comunicado sobre la injusta condena que había recibido su hermano por jardinear en su casa, como lo llamaba simpáticamente él.
Como era de esperar, no todo podía salir a la perfección. A lo lejos se escuchan ruidos de motores y colores de balizas rebotando en todas partes, que lo pusieron intranquilo. ¡Era el momento!, Daniel salta y deja a la vista las fotografías que se encontraban detrás de las imágenes de tan espirituales plantas. Las nuevas fotografías correspondían a detenciones hechas por policías, donde se veían claramente situaciones comprometedoras en que efectivos policiales incautaban marihuana para que luego, mágicamente o aparecieran menos gramos de lo que era en realidad, o directamente más de lo que había en cuestión, cuando querían inculpar a alguien.
Las personas quedaron impactadas ante tal “revelación”. Unas no querían creer y simplemente se largaban, otras gritaban a favor de su despenalización, y unos cuantos comenzaban un debate acalorado en torno al tema. De todas formas, el objetivo estaba cumplido, pero ¿qué pasaría después de todo?. Tal vez un despertar de la conciencia… aunque lo más próximo que se vislumbraba, eran 6 policías que a paso agresivo se dirigían hacia Daniel abriéndose paso entre los asistentes.
Había llegado el momento de enfrentarlos cara a cara, y luego de un ir y venir de argumentos colosales, llegaron los empujones, luego los gritos, luego los insultos, luego la detención. Daniel no se sorprendería si lo encarcelaran, si allanaban su hogar, si hasta incluso lo torturaran por saber el origen de las fotografías.
Después de todo, había alcanzado a guarecer una de sus principales pistas que lo podrían llevar a un enjuiciamiento mayor. Sabía que corría peligro, pero siempre pensó que había hecho las cosas bien.
Tres días más tarde de aquel episodio, Camila se encontraba en su departamento invadida de visitas que la querían saludar por su cumpleaños. De momento, la situación se había transformado de un simple saludo, a algo más parecido a una fiesta carnavalesca donde todo el mundo espera con ansias su llegada. Camila era muy cercana a sus amigas de la infancia, y siempre estaban para las fechas importantes a pesar de la distancia, esta vez no podía ser la excepción.
En un momento de la noche, Blanca se dirige hacia la mesa de estar y cambia la radio de estación. En ese instante, divisa a su lado un envoltorio colorido con una forma un tanto particular en su interior. Blanca le pregunta a Camila, por dicho objeto, mientras ésta con júbilo, salta de su sillón por la canción que comenzaba a sonar.
De pronto, se interrumpe la música para dar un resumen noticioso de última hora. Entre el murmullo, Camila logra poner atención sin querer a lo que el periodista comenta. Se trataba de un joven que había presentado fotografías en la plaza de la ciudad con relación al tema de las drogas y la policía, y que había sido puesto a disposición de la justicia, donde el día de mañana debía enfrentar a los tribunales. Camila se acerca a un más a la radio para escuchar mejor, cuando en ese momento nombran a Daniel con apellido y todo.
Camila no lo puede creer, ¿Será acaso posible? ríe algo nerviosa y su mirada rápidamente penetra el envoltorio de aquel objeto entregado por Daniel. Se lo arrebata a Blanca de las manos, mientras comienza con algo de desesperación a destrozar aquel bello envoltorio de colores.
En su nerviosismo se le resbala de las manos y un frasco de vidrio hace estruendo en la sala, mientras todos dan la vuelta a mirar la escena. Camila lo recoge, lo mira con sus inmensos ojos y lo  abre apresuradamente para luego llevárselo a su nariz. Su alma no cabe de regocijo, ¡¡Que delicia!! Exclamó frente a todos, aun sin dimensionar lo que estába entre sus manos.
Sus amigas se acercaron sorprendidas, sin entender aún de que se trataba todo el alboroto. ¡Era un regalo mágico, como caído del cielo y justo en el día de su cumpleaños! Como quien se sienta en una mesa larga para disfrutar del banquete, los invitados proceden a tomar sus lugares en el comedor, sin muchos saber que aquel viaje sería distinto a cualquier otro.
 Unas tijeras, papel de liar y el infaltable fuego acompaña la ceremonia. Camila retira con sumo cuidado un abultado cogollo que resplandece a la luz. Era el momento adecuado para iniciarse en esta aventura extraordinaria. Mientras se lleva el cigarrillo a la boca, piensa en lo que vendrá, en las sensaciones que experimentará, piensa en Daniel y le da gracias por esta oportunidad, se imagina que en un par de días estará riendo junto a él en un precioso lugar, contándose mutuamente sus recientes experiencias. Sabiendo ambos que nunca se debe perder la fe en las buenas causas.

Bota las cenizas en una concha de mar  y le pasa el cigarrillo a su compañera de al lado, para luego liberar el humo que se escabulle de sus pulmones

¡¡Manjar de diosas!! grita con gran emoción, mientras las risas ensordecen el ambiente. La fiesta está recién comenzando.

viernes, 2 de agosto de 2013

La Talla

Por Andrea García-Santesmasses
¿Por qué escribo estas líneas? ¿Con la esperanza de que alguien las lea y disolver la amnesia colectiva de la que parece adolecer esta sociedad? ¿O, quizá, no son más que recuerdos de una insomne asustada con la acuciante necesidad de poner por escrito los terrores que le asolan y la culpa que le abruma?
Puede que no sea más que una reflexión personal que busca obligarme a recordar cómo fue, que intenta hacerme entender cómo pudo llegar a ser … O quizá sea un débito con mi yo del pasado, con mis años de militancia y lucha, con las esperanzas que un día tuve… Qué ingenua cuando pensaba que las cosas irían mejorando lentamente, qué acertada cuando teorizaba que el patriarcado se reformula, que se hace más sutil mientras se vuelve más perverso.
No puedo fijar un punto de partida concreto, no puedo explicar la Igualación como un acontecimiento generado por un hecho específico sino como una era germinada lentamente: un proceso de colonización mental lento pero avasallador. Sé que sus primeras expresiones fueron nuestras primeras protestas, y nuestros primeros fracasos. Cuando criticamos la cirugía estética nos dijeron que no éramos quienes para interferir en la “libertad” de elección personal, cuando alertamos sobre el culto al cuerpo, la delgadez, la belleza y la juventud nos respondieron que todos ellos eran sinónimos de salud y que su consecución era un fin loable por el que el mundo debía apostar; cuando señalamos la peligrosidad de la insidiosa difusión de un ideal corporal inalcanzable en los medios de comunicación y demás agencias de socialización, deslegitimaron nuestro movimiento y nuestros líderes, tachándolos de anacrónicos y desfasados vestigios de épocas pasadas en las que las mujeres no tenían las libertades ya consolidadas.
No supimos hacer ver que ciencia y patriarcado, eternos aliados, tenían un nuevo campo de batalla: la colonización de los cuerpos a través de su homogeneización. En un primer momento, las víctimas fueron las más vulnerables: las mujeres de los países desarrollados, aquellas que habían logrado la igualdad formal y empezaban a conquistar el espacio público, pero que se sentían tan inseguras en la relación con su físico que eran las mejor predispuestas para cortarlo, limarlo, reducirlo, aumentarlo, (re)definirlo, endurecerlo, ablandarlo (y demás verbos relacionados con la “femenina” tarea del corte y confección) bajo la promesa irrealizable de la adaptación un canon corporal preciso.
La campaña de manipulación, omnipresente y, al mismo tiempo, invisible, fue tan efectiva que eran las propias mujeres las mejores  promotoras de las bondades del modelo, las primeras difusoras entre sus redes de relación, las más celosas guardianas que velaban por el cumplimiento de los nuevos preceptos morales y comportamentales, y las más implacables en el castigo social y personal que suponía la transgresión de la norma corporal. Las mujeres fueron las víctimas y los verdugos de su opresión.
Cuando la perversa alianza ciencia-patriarcado tuvo a estas mujeres suficientemente alienadas como para emprender una lucha implacable contra ellas mismas (y de esa forma cegarse ante las problemáticas reales que les afectaban), trazó un plan más ambicioso… Estas jóvenes, saludables y bellas mujeres ¿no precisaban de compañeros igualmente sanos y deseables?
Como respuesta a esta pregunta cuya consecuencia lógica iba implícita en su enunciación,  se fue creando un clima de opinión que, posteriormente, se convirtió en una campaña de acoso y derribo en post de un canon corporal masculino al que todo hombre debía someterse. Siguiendo una estrategia similar que la que se llevó a cabo con el sexo femenino (pero de manera más rápida y homogénea ya que, una vez se hubo logrado con las mujeres, la técnica se había perfeccionado), el discurso fue calando y la práctica se fue imponiendo.
Qué contradicción para nosotras, feministas convencidas, que siempre teorizamos que en el patriarcado el varón tenía el poder y los mecanismos de auto-protección que le salvaguardaban de caer en las trampas y opresiones que debían enfrentar las mujeres. Creo que infravaloramos la fuerza de un capitalismo salvaje y avasallador que, en una rentable simbiosis con el estamento médico, logró imponer un único modelo corporal masculino que anulaba la diversidad de formas que regían en el mundo de los hombres.
Ante nuestros ojos pasó la destrucción de la diversidad corporal femenina y masculina y todo lo que ello implica: la pérdida de diversidad afectiva, relacional, erótica, sexual y demás elementos que se articulan y definen en torno a los cuerpos. En su lugar, aparecieron reproducciones idénticas del mismo molde, clones incontables de un prototipo que, al imitarse en el mundo real, quedaba vacío y hueco, patético e histriónico. Pero esos nuevos cuerpos, que a mis ojos se habían deshumanizado, se reconocían entre ellos como pertenecientes a un grupo selecto y envidiable, se relacionaban desde el reforzamiento orgulloso de la nueva identidad compartida.
A día de hoy, analizándolo en perspectiva, puedo ver una coherencia causal en unos hechos que, en los momentos en que acontecieron, fueron aceptados con la inconsciencia que sólo puede primar en las sociedades que se creen más científicas y racionales. El convencimiento de vivir en la mejor de las sociedades, lleva al silogismo espurio de pensar que su difusión es un imperativo moral. Qué fácil fue convencer a las sociedades re-corporeizadas de que no podían mantener dentro de las fronteras la “buena nueva”: la felicidad hallada en la igualación de los cuerpos. ¿Cómo negar a los niños y niñas nacidos en los países menos desarrollados la posibilidad de alcanzar un modelo que les proporcionaría salud, placer y felicidad?
Bajo el lema “Tallas iguales = personas iguales” comenzó una campaña promovida por los gobiernos de los países desarrollados, y apoyada por su sociedad civil, que pretendía establecer, dentro de la Convención de Derechos Humanos, la talla como  un derecho inalienable de toda persona. Ante la urgencia de la implantación efectiva del nuevo derecho se constituyó una comisión internacional para velar por su cumplimiento en los distintos países y se instauró un “día mundial de la talla” fijado el 11 de noviembre (11/11, números capicúa, números iguales).
 Quizá deba detenerme un momento para explicar que la palabra talla no se usaba en su acepción original (referida a la medida de ropa utilizada, definida por el diámetro y la longitud de la persona)  sino que alcanzaba a todos aquellos elementos corporales que pudieran suponer una diferencia y, por tanto, una discriminación. Una Talla igual significaba también: un color y textura de piel determinados, una cantidad, extensión y  tacto de vello adecuado, un metabolismo específico y una capacidad de movimiento, comprensión, locución y audición prefijada, es decir, la consecución y mantenimiento de una serie de parámetros corporales precisos.
La implantación universal del patrón corporal, de un modelo al mismo tiempo estético y de salud, de deseo y progreso, de erotismo y eficacia, conllevó décadas de esfuerzos e inversiones millonarias. Los hombres y mujeres de otras regiones, con experiencias funestas en otros tipo de colonización, no fueron tan fácilmente persuadibles de que tenían que asumir de nuevo un modelo externo e invasor. Pero el canon fue extendiendo sus tentáculos por medios de comunicación y escuelas, por hospitales y espacios públicos de reunión, y los programas institucionales de desarrollo se condicionaron a su promoción. Las carencias e injusticias que afectaban a estos territorios fueron explicadas y justificadas en base a su desigualdad de Talla: como sus habitantes no tenían la misma Talla, no podían ser iguales.
El discurso fue calando en la población: los partidos políticos lo incluyeron en sus programas electorales, los movimientos sociales en sus reivindicaciones, los ciudadanos organizados lo escribieron en sus pancartas y aquellos no movilizados lo añadieron a la retahíla de quejas que acompañaba a sus cafés mañaneros. De nuevo, fueron sus víctimas y fueron sus verdugos…
La consecución del derecho a una Talla igual se fue extendiendo y, con él, la homogeneización corporal se hizo global: los orientales se redondearon los ojos y los occidentales se los rasgaron, los negros y asiáticos se aclararon la tez y los blancos se la broncearon, las mujeres con poco pecho se lo aumentaron y las que tenían mucho se lo redujeron, las personas altas se encogieron y las bajas se alargaron, las gordas adelgazaron y las delgadas ensancharon, las velludas se depilaron y las lampiñas se injertaron vello, y un interminable etcétera de cambios corporales, realizados a través de millones de dietas, operaciones, ejercicios y tratamientos que lograron hacer el modelo universal, transcultural e intergeneracional.
Los ciudadanos del mundo se sentían uno, hermanos, hijos de un mismo progenitor: la ciencia, que hacía a sus creaciones iguales, sin permitir diferencias por raza, etnia o condición física que pudiera suponer una discriminación de alguna de ellos. La única diferencia admitida y reforzada era la que dicotomizaba a los sexos ya que éstos eran “naturalmente” diferentes y complementarios. Ni si quiera en eso habíamos logrado ser escuchadas, tanto años cuestionado el binarismo sexual desde la teoría Queer y las prácticas trans y, en el momento que la ciencia rompe con todas las diferencias biológico-mentales, cimenta con mayor solidez la división masculino/femenino.
No obstante, si bien la población mundial había asumido el modelo corporal de forma mayoritaria y hacía denuedos esfuerzos por cumplirlo, quedaban reductos insurgentes: individuos, grupos y redes que se negaban a doblegarse a la norma y con su aspecto y sus prácticas desafiaban la hegemonía corporal. Entre ellos, estaban algunas de mis compañeras más cercanas.
Yo, sin embargo, supe adaptar mi aspecto lo suficiente como para pasar desapercibida, para situarme en el límite la normalidad. No precisé de grandes transformaciones corporales y las modificaciones que sí necesité ni si quiera las acepté como parte de una estrategia consciente de adaptación a la norma sino con la naturalidad y la facilidad con que uno sigue a la masa. No intenté mantener aquellas señas que me hubieran diferenciado, no me agarré a los rasgos que me caracterizaban sino que los disolví en el anonimato de una estética anodina. Y hoy creo que parte de mi identidad, de mis convicciones y de mis ilusiones se disolvieron con ellos.
El sistema fue fraguando la contraofensiva contra aquellos que sí resistían. Las medidas estatales, como las que anteceden a cualquier dictadura explícita, fueron paulatinas y estuvieron acompañadas de una rigurosa propaganda. En un primer momento, se hizo aparecer a los disidentes como víctimas desgraciadas. Los gobiernos iniciaron campañas de carácter caritativo que buscaba ayudar a reconducir a las personas afectadas. La población enormemente sensibilizada al respecto, regaló tiempo y recursos a la causa: apertura gratuita de gimnasios, voluntarios que ejercían de entrenadores personales, dietistas al servicio de su comunidad, esteticistas, estiradores-contractores de huesos que ayudaban a adaptar la longitud de los miembros, cirujanos profesionales, y multitud de ciudadanos de a pie, sin formación relacionada pero con ganas de ayudar a mejorar la vida de sus desgraciados compatriotas.
El feminismo, si es que podía su deriva seguía mereciendo tal nombre, no supo dar respuesta a los acontecimientos. La parte institucional, aquella que estaba y conservó el poder, se sumó al entusiasmo científico de la Igualación, confundiendo el convertirnos en idénticos con convertirnos en iguales, defendiendo que la superación de las diferencias físicas llevaría a una verdadera meritocracia, donde la biología sería superada por la cultura. Los otros feminismos, las otras feministas, fuimos silenciadas, marginadas, aisladas.
Con el paso del tiempo, el sentimiento caritativo fue transformándose en cansancio ante la falta de motivación y esfuerzo de los inadaptados y, posteriormente, tras años de  fracaso gubernamentales y ciudadanos en la integración de estos individuos, se pasó a su culpabilización: se les comenzó a denominar anti-talla. La lástima dejó paso al desprecio: vagos, glotones, perezosos, egoístas, parásitos… cuerpos raros, extraños, deformes, inadecuados, intrigantes, monstruosos desafíos que la sociedad no podía tolerar.
El sistema decidió que había que implantar mecanismos de control efectivos, se había superado la fase de la publicidad subliminal y el “currículum oculto” en las prescripciones pseudo-médicas que normaban los cuerpos, había llegado la hora de controlar a los individuos mediante métodos de supervisión directa y el establecimiento de castigos y puniciones. El derecho a laTalla se convirtió en un deber para con la sociedad, una contribución ineludible que como ciudadano debías realizar a tu comunidad para no suponerle un coste económico y un cuestionamiento ético-estético.
Se decidió implantar una única medida de ropa y calzado, diferente en función de la edad y el sexo pero igual para los coetáneos en edad del mismo sexo,  de manera que las (pocas) personas que no encajaban en ésta debían continuar eternamente utilizando sus ropas viejas, muestra inequívoca de su inadaptación. El transporte público se adaptó a la Talla y los distintos espacios que componen cada medio de transporte se diseñaron en función de las medidas marcadas: los asientos, los pasillos, los lugares en los que colocar el equipaje, los accesos a los vagones, las escalerillas de los aviones, los baños de los autobuses, las taquillas de los trenes… Las personas demasiados gruesas para sentarse en esos asientos, bajas para llegar a colocar el equipaje o con problemas para subir escaleras, dejaron de poder utilizar los transportes públicos. Los privados se encarecieron, la demanda de prototipos de transporte para una Talla distinta eran minoritarios por los que pasaron a considerarse productos selectos y exclusivos. Los distintos engranajes del sistema giraban en la misma dirección.
Se aplicó un proceso similar en el resto de servicios e instituciones públicas. Además, la consecución de la Talla se convirtió en un objetivo político prioritario, al que se destinaron ingentes cantidades de recursos económicos. El respaldo médico que aseguraba que estas inversiones suponían ahorros futuros (dados los costes que tendrían los anti-talla para el sistema), fue argumento más que suficiente para la aceptación ciudadana de estos presupuestos. Se acordó que las personas que se encontraban luchando por lograr la Talla, debían dedicar su tiempo y esfuerzos a ese loable fin, por lo que quedaban exentos de otras obligaciones sociales como, por ejemplo, la declaración de la renta, la participación en las mesas electorales o la renovación del DNI. Dichas “concesiones” eran, al mismo tiempo, la única posibilidad ya que con el nuevo diseño de servicios y lugares públicos los anti-talla no podían realizar esas actividades por sí mismos.
La falta de movilidad les convirtió en reductos aun más aislados y marginales, con poca posibilidad de comunicación y organización. Nuestras iniciativas de protesta y movilización nunca fueron prohibidas ni perseguidas formalmente pero, de facto, fracasaron: la mayoría de las personas movilizadas no tenían la Talla por lo que, en los mejores casos se encontraban encerradas en sus casas, y en los peores sus familiares les habían recluidos en centros especializados en los que seguían estrictos programas de entrenamiento/tratamiento para cumplir con el deber de la Talla.
La asfixia de nuestro movimiento también alcanzo a internet: la regulación contra contenidos obscenos se amplió para recoger todas aquellas imágenes que pudieran afectar a la sensibilidad humana. ¿Cómo permitir que en el mundo de la libertad (¡y el libertinaje!) que era internet, al alcance de los niños y niñas, aparecieran imágenes espeluznantes de cuerpos terroríficos? Para evitarlo, se prohibió la muestra de imágenes de personas anti-talla en  todo espacio online, público o privado, personal o colectivo, que pudiera ser objeto de regulación. Nuestras iniciativas eran censuradas: nos cerraban las páginas de internet, nos desaparecían los perfiles en las redes sociales, nos pixelaban los videos, nos denunciaban cuando poníamos en marcha un foro, etc. Por otra parte, esta iniciativa estuvo muy respaldada por las demandas de amigos y familiares de los anti-talla que denunciaban las agresiones que éstos sufrían bajo la protección del anonimato virtual del agresor. ¿Qué mejor manera de rescatarlos del acoso que eliminar su presencia en esos espacios? Al fin y al cabo, ¿Qué monstruo perverso querría voluntariamente exponer su anti-cuerpo a la mirada pública?
Al mismo tiempo, la presencia de los disidentes en el espacio público era tan escasa que cada vez resultaba más extraña y, cuando acontecía, las miradas y murmullos acompañaban al inadaptado como un perseguidor implacable. Su simple permanencia empezó a resultar tan desagradable a los ciudadanos (y tan perjudicial para el turismo, la imagen de las ciudades, la marca del país) que se tuvieron que implantar normas de decoro y respeto al espacio público. El gobierno podía ayudarles a reconducir su aspecto y sus vidas, pero no iba a permitir que intercedieran en la libertad de los demás. La dinámica del palo y la zanahoria (“recorto tus libertades porque estás transgrediendo la norma, así que en el momento que desees cumplirla pondré los medios a tu alcance para que te sea posible”) dejó tranquila la conciencia de los bienintencionados ciudadanos.
Los disidentes fueron cediendo. Los primeros en caer fueron aquellos cuya protesta no tenía un carácter reivindicativo y contestatario sino que estaba promovida por un sentimiento personal, visceral, de rechazo ante los acontecimientos. Esas mujeres y hombres, marginados por su entorno, incomprendidos por sus familias y amistades, desanimados, ridiculizados por los desconocidos, terminaron sometiéndose a una dieta, a un tratamiento médico-estético o a una operación para eliminar aquellas diferencias corporales que, si bien sentían como parte de sus cuerpos y sus personalidades, se habían convertido en estigmas: las arrugas, las estrías, la miopía, el acné, el vello, las verrugas, la celulitis, el entrecejo, la soriasis, los lunares, las calvas, las orejas de soplillo, las varices, las narices ganchudas, los dientes torcidos (o amarillos), los labios leporino, las cejas caídas, las durezas, las cicatrices, las marcas de nacimiento, las ojeras, las canas… también fueron desapareciendo del espacio público y de la memoria colectiva.
Pero ¿qué pasaba con aquellas personas que, a pesar de los avances médicos y tecnológicos tenían cuerpos que seguían sin poder ser adaptados a la norma? ¿Cómo garantizar el derecho y el cumplimiento del deber de la Talla en aquellos seres nacidos con malformaciones o anomalías que la ciencia no lograba igualar? Cierto era que cada día eran menos, que el desarrollo de la ingeniería genética alcanzaba proporciones inimaginable décadas antes y que su éxito homogeneizador era innegable, pero no era absoluto. Estos seres suponían un cuestionamiento a la eficacia del sistema, a la confianza en que la Igualación era un proceso de voluntad política y personal, en definitiva, eran una ofensa para la felicidad de la nueva era.
Para acabar con esta problemática, las sociedades no podían admitir moralmente la puesta en marcha de prácticas eugenésicas. Sin embargo, tal y como se comenzó a argumentar en espacios formales e informales, tampoco era quien el estado para obligar a sus ciudadanos a vivir en condiciones infrahumanas, en cuerpos repulsivos, soportando una vida que no merecía la pena ser vivida. ¿Un estado sensible a las demandas ciudadanas no debía actuar en consecuencia a las peticiones de muerte digna? ¿No merecían esos seres que llevaban existencias invivibles para el resto de personas tener la posibilidad de acabar con su sufrimiento?
Las personas con las que la ciencia había fracasado en su intento de igualación habían sido condenadas a existencias tan miserables que, posteriormente, lo más misericordioso fue permitirles abandonarlas. Y de esta forma, a través de grupos de apoyo, mediante métodos eutanásicos instantáneos e indoloros, los vestigios monstruosos del pasado decidieron librementeabandonar la sociedad.
Este proceso, doloroso para los ciudadanos, fue acompañado del sentimiento compartido de que esto “no podía volver a pasar” y de “ninguna persona más se vería obligada a sufrir lo que habían sufrido estos seres”. Y, para garantizarlo, se hicieron públicos, gratuitos y obligatorios los diagnósticos prenatales que permitían detectar cualquier diferencia sospechosas. Los bebés, criados ya en su mayoría en incubadoras (hacía tiempo que las mujeres se negaban a deformar su cuerpo sometiéndole a un embarazo)  eran seleccionados genéticamente para ver cumplido su derecho a la Talla. Los óvulos y espermatozoides donados por los progenitores tenían una carga genética tan similar que, en casos en que conllevaban deficiencias, rápidamente eran sustituidos por gametos sanos y anónimos. Este método era tan sencillo y eficaz que las niñas, tras su primera menstruación, comenzaron a donar óvulos para poder ligarse posteriormente las trompas de Falopio de forma que nunca tuvieran que afrontar un embarazo sin por ello renunciar a la maternidad.
Pesadillas inimaginables en mi juventud se han tornado terroríficamente cotidianas. La igualdad, fin loable defendido por todos los movimientos en que milité en aquellos tiempos en que las diferencias biológicas articulaban identidades colectivas, ha devenido en un igualitarismo abrasivo… Quizá escriba para recordarme a mí misma que las cosas fueron de otro modo y, por tanto, son susceptibles a la transformación, que las realidades que nos asustan son constructos culturales y que su poder acaba en el momento en que somos conscientes de su reificación.
Pues,  ¿qué ha sido de mí en todos este tiempo? Mi cuerpo se mantiene congelado en mis veinte años, sigo una serie de tratamientos, periódicas intervenciones y regulares revisiones que me permiten conservar la figura, la tez, el cabello y la dentadura con la que sonreía cuando era feminista, cuando creía que las cosas irían a mejor, cuando tenía con quién luchar y cuando sabía contra qué hacerlo. Mi cuerpo sigue pareciendo el mismo, pero yo noto que cada corte, cada sutura, cada pérdida, cada implante, cada añadido, cada cambio… ha ido eliminando una parte de mí, y cuando me miro al espejo, no veo más que un Frankenstein de rasgos delicados y sensuales que no sabe contra qué creador perverso rebelarse para encauzar su sufrimiento.

miércoles, 17 de julio de 2013

Educación Ciudadana: La vía poco explorada para la transformación educacional"

por @elparia

Nota aclaratoria previa : Esta es una relectura de la Columna que escribi hace algun tiempo , me parece mas resumida y profunda de los puntos que pretendo exponer

Uno de los principales logros que han generado los movimientos sociales y, en particular, el movimiento estudiantil ha sido posicionar a la educación y sus problemáticas (lucro, municipalización, desigualdad) como un tema país que debe ser solucionado de manera profunda. Más allá del problema macro, que posee directa relación con el eje Estado/Mercado y el rol que juega la educación en ambos, nosotros nos centraremos en el área más bien micro del problema. Esta noción micro tome en consideración la relación que debe existir entre el contexto (histórico, cultural y social) y el propio proceso educativo.

Actualmente la educación no se remite solo a la escuela, la virtualizacion de las relaciones sociales (Facebook, Twitter), la diversidad de personas existentes en las ciudades (con sus propios símbolos) que tienden a entrar en conflicto, la influencia de los medios de comunicación han jugado un rol esencial en desestabilizar el rol preponderante que ha tenido históricamente la educación, un rol anclado a la socialización de pautas sociales y a la conformación de una “identidad nacional”. Es desde esta perspectiva que argumentamos que estamos frente a un proceso de desescolarizacion, o sea, la escuela no como la única fuente de educación en las sociedades.

Es aquí en donde radica la importancia de la ciudad como componente espacial/temporal/cultural, o sea, la ciudad como el lugar en donde confluye la experiencia e interacción social, que es periodizable a lo largo del tiempo) que permite “territorializar” el proceso educativo; proceso entendido como el conjunto de procesos e instituciones que intervienen en la educación.

La relación que la ciudad posee con la educación deviene en factores que podemos sintetizar en factores superficiales, vistos como el nexo que esta tiene con el proceso educativo en si, como también en factores profundos, que apuntan a como este vinculo puede generar una educación ciudadana. Los factores superficiales tienen que ver con la importancia que posee la ciudad en hacer contextualizable el aprendizaje, esto mediado por el acercamiento de la escuela hacia el entorno que la rodea (la ciudad con sus símbolos, barrios, referencias) que hacen que la experiencia educativa se haga mucho mas cercana. Por otro lado permite acercar a la escuela saberes tácitos que no están incluidos en el currículo “tradicional” generado desde el ente central (en el caso chileno el MINEDUC). En resumidas cuentas una educación desde y para la comunidad en la cual se esta impartiendo, permitiendo de esta manera la conformación de una verdadera Comunidad Educativa que tome en consideración no solo a Padres, Director, Profesores y Escuela sino también a la Ciudad y el entorno que la rodea.

Intrínseco queda en esta argumentación el como una mejor relación entre la ciudad y la escuela permiten contrarrestar la enorme desigualdad que existe en nuestro país.

Si hablamos desde la vereda de los factores profundos de la relación Escuela/Ciudad hablamos directamente de la formación de una Educación Ciudadana, o sea, una educación que sea capaz de formar un ciudadano consciente tanto de sus deberes como de sus derechos. Creo que este es el primer paso para poder generar el verdadero cambio educativo que Chile necesita, puesto que una Sociedad Civil sin consciencia de las fortalezas y debilidades del Sistema Político, Económico y Educacional chileno no será capaz de estar lo suficientemente informado y caerá fácilmente en opiniones parceladas y carentes de mayor fundamento, siendo fácilmente manipulable por intereses externos.

Si profundizamos en como se conforma esta Educación Ciudadana , podemos sistematizarlo partiendo de la base que la escuela no es el único referente en la educación , tomando en cuenta esta premisa podemos ampliar la escuela a otros frentes en la ciudad como son las Juntas de Vecinos , Los clubes deportivos, las asociaciones juveniles , espacios en los cuales se generan experiencias compartidas que son vitales en la motivación por el aprender, unido a este factor se deben tomar en cuenta las nuevas redes de Comunicación que permiten difundir y masificar el nuevo proceso . Acá toman preponderancia todas las áreas que han sido “vetadas” o expulsadas por la propia Escuela, a partir del cambio en el rol de esta, como son las expresiones artísticas y reflexivas (teatro, danza, pintura, escultura etc.) que son esenciales en aportar nuevas herramientas para la Comunidad.

Experiencias como la Educación Popular o Los Talleres de Reinserción educativa son ejemplos claro de la búsqueda en este sentido , una educación que salga de los salones de la escuela , liceo o universidad y se propague por la ciudad , permitiendo generar inclusión a los “olvidados” o vencidos de la larga y triste Historia Nacional . En resumen una educación ciudadana como vehiculo de la verdadera transformación educativa en nuestro país.


miércoles, 19 de junio de 2013

Jota, Jota… Michelle! ¿Convergencia u oportunismo político?


La decisión del Partico Comunista de Chile de apoyar la candidatura de Michelle Bachelet es otro de esos momentos sui generis que la política chilenas nos entrega religiosamente cada cierto tiempo.

Si  lo analizamos, aunque sea solo un momento, las contradicciones que de este hecho emanan son cuantiosas. En primer lugar está la contradicción de su retórica pro movimientos sociales e integración de la sociedad civil en la democracia y por otro, ésta incorporación (o más bien reafirmación de su permanencia) en el establishment político de este país. Esta situación se ve (tristemente) reflejada y personificada en las candidaturas de Vallejos, Cariola, Ballesteros, entre otros.

Sabemos que si algo  tienen en común el PC y la UDI es su orgánica y disciplina partidista y en este sentido, las conductas de los ex dirigentes estudiantiles antes mencionados, podrían comprenderse con cierta facilidad al interpretarse como ordenes de partido. Lo que a mi juicio es difícil de dilucidar, son las verdaderas razones que Teillier y CIA sopesaron al momento de otorgar su apoyo a una candidata con la cual tienen diferencias profundas, de hecho, hubiese sido más natural un apoyo a Marcel Claude tal como lo mencionara Tomás Moulian hace algunos días atrás en el mostrador o al mismo Juan Antonio Gómez como esbozara Karol Cariola hace algún tiempo.

Lo que plantea la dirigencia del PC como argumento para apoyar la candidatura de Michelle es su supuesta (y al parecer única) capacidad de articular a lo que han llamado nueva mayoría, aunque sinceramente no entiendo que intentan expresar con ese slogan.  Hace algunas semanas el señor Teillier señalo que… “La única candidatura que puede concitar en torno suyo a esta nueva mayoría que nosotros venimos proponiendo desde hace tiempo, y que lo pueda hacer en torno a un programa de transformaciones profundas, es Michelle Bachelet”.  A mi juicio, detrás de esta declaración de intención de apoyo, hay dos cuestiones centrales:

1.- la primera tiene que ver con la  incapacidad del Partido comunista, y principalmente,  de las juventudes comunistas de constituirse como un ente político válido para los movimientos sociales que emergieron (con mayor fuerza) desde el 2011 y por tanto, refleja la incapacidad de este conglomerado de validarse como un espacio político que permita dar cauce a las demandas ciudadanas, y  

2.- en segundo lugar, está la búsqueda innegable del PC de asentarse al interior del establishment político y por tanto, si quiere lograrlo debe negociar ciertas cuestiones propias de este espacio, por ejemplo cupos para sus candidatos a la cámara de diputados a cambio de este apoyo.

            Ahora bien, el proceder del PC en este último tiempo, es decir, el hecho de sumarse a la candidatura de otro conglomerado o partido político no es algo nuevo a lo largo de sus cien años de historia. En este periodo se han sumado a otros proyectos políticos,  la diferencia está a mi juicio en que en esta oportunidad la contradicción que se produce con este apoyo es notable ya que se da en dos niveles. La  primera tiene que ver con la ruptura que esta decisión produce con las bases del partido y la segunda con que este apoyo no obedece a un proyecto político, a una visión social conjunta, sino a un mero cálculo político que Tarrow y otros pensadores enmarcarían por ejemplo en las estructuras de las oportunidades políticas.

Sabemos que la política institucional funciona de esta forma perversa y lo sucedido con el PC no es más que un nuevo ejemplo. Lo que debemos de sacar en limpio, es que a lo que ellos denominan pacto, en la calle le dicen… una mano lava la otra y las dos lavan la cara.




miércoles, 1 de mayo de 2013

lunes, 25 de marzo de 2013

LA POLIARQUÍA DE LOS “MOVIMIENTOS SOCIALES



Por @HijodLeviatan. Publicado originalmente en www.lapulenta.cl

 Abstract: Los movimientos sociales de los cuales hemos sido testigo esto últimos años vienen a presentar un conflicto que ha estado latente desde hace mucho tiempo en la estructura política democrática. Este conflicto tiene que ver la nula participación política real que los sistemas democráticos ofrecen a los ciudadanos que bajo ella se desarrollan. En este sentido, la expresión de descontento no sólo está dada por cuestiones materiales, sino que también por el ejercicio reflexivo de comprenderse como un sujeto social que pertenece a un grupo, comunidad o como usted quiera llamarle. Así, estos movimientos llegan a deslegitimar el régimen democrático desde sus cimientos y a expresar un nuevo modelo de gestión políticas (que aunque ellos no lo saben claramente) es mucho más amplio, directo y sincero, me refiero a la poliarquía. 


Desde hace unos años, hemos venido siendo testigos privilegiados de algo que  la mayoría de los denominados observadores sociales, especialistas o analistas internacionales, han denominado como el despertar de la ciudadanía, indignados, primavera árabe, etc. A estos fenómenos de expresión masiva de descontento se les ha adjudicado el cartel de ser un nuevo espacio político, en donde, finalmente “se ha democratizado el ejercicio político”. 
     Sin estar en desacuerdo con aquella idea me pregunto, si es democracia precisamente lo que han hecho los movimientos sociales, particularmente en el que hemos visto en Chile durante (principalmente) los últimos dos años.
 Las condiciones en las que actualmente se desarrolla el proceso denominado como capitalismo avanzado presenta dinámicas productivas perversas, por un lado una manifiesta (y cada vez más descarada) externalización del trabajo y es así como podemos ver a las grandes empresas fabricando en espacios que no tienen ninguna relación histórica con su propio desarrollo. Sabemos casi como hecho de la causa que si hubiera vida en la luna y fuera más barato que China, sus zapatillas dirían made in luna, pero esto es harina de otro costal, volvamos a lo nuestro. A esta progresiva y casi enfermiza externalización del trabajo se le agrega el control de los medios de comunicación, expansión que por cierto se sigue propagando y que, orienta a  la población hacia dinámicas de mayor consumo, individualismo y competitividad.
En definitiva, el paradigma ideológico - económico  en el cual la mayoría de los seres humanos hoy vive (y a la que el resto ve como modelo) ha subordinado el papel de lo social a lo económico, pero no solo en términos ideales, sino que también en cómo se expresa materialmente la participación política  en las sociedades capitalistas actuales (a la que Chile por supuesto pertenece). Es indudable que el capitalismo no es sólo un paradigma económico, es más, no existen los meros modelos económicos ya que todos poseen una estructura ideológica que les subyace y en este sentido es innegable que el establecimiento de  la subordinación de lo social a lo económico es el elemento esencial para su desarrollo posterior.
En este marco, el régimen político denominado como Democracia se define en términos simples como el gobierno del pueblo, sin embargo, diversos pensadores han concordado que este gobierno del pueblo es irrealizable desde el punto de vista material e insulso desde el análisis político serio. Para Robert Dahl por ejemplo, Democracia es un concepto únicamente teórico y por lo mismo, no necesariamente se expresa hoy en la realidad, ni se ha expresado anteriormente, o posiblemente lo haga en el futuro. Es a partir de este análisis que exhibe el concepto de Poliarquía, ésta, en un plano bidimensional, es un régimen con alto grado de apertura y de debate público. Entonces, ¿Poseen esencia poliárquica los movimientos sociales? Lo importante, es que lo que entendemos como Democracia sólo es un hecho teórico que no necesariamente se manifiesta en la realidad y la Poliarquía por otro lado, en términos teóricos, se presenta como un régimen que ostenta un alto grado de apertura al debate público entregando mucho más espacios a aquellos que no pertenecen a las elites, pero que sí se comprenden como sujetos políticos.
 Es precisamente esto lo que han hecho los movimientos sociales, es decir, devolver a la ciudadanía al debate público, sobre todo dentro de una ciudadanía que aún parecía somnolienta y temerosa luego de la dictadura de Pinochet. Ahora, ¿Tienen cabida tienen los movimientos sociales dentro de un sistema democrático? A mi juicio ninguna. Y es así porque el sistema no está pensado para este tipo de participación política, es más, su función actual no es más que producir y reproducir las reparticiones de cuotas de poder. Es evidente que no se le  puede pedir a un régimen que funcione de una forma para la cual  no ha sido diseñado, es por esto que es necesario modificar la forma de conceptualizar y de hacer la política y lo político, he ahí el poder de la poliarquía ya que permite, incorpora y funciona pensando en espacios muchos más accesibles de participación ciudadana.

   Lo más relevante de los movimientos sociales, como ha dicho Luis Pinto en unos de sus trabajos recientes, es que su éxito no ha sido a nivel material sino que en el espacio de las ideas. Su conquista no está en reformas concretas y realmente profundas al sistema educacional o a las estructuras políticas existentes en Chile. (Que como sabemos, son herencia no deseada de la dictadura) sino que está en la validación del debate político como ejercicio legítimo que hemos de realizar, reposicionando así  lo político como una acción social relevante que se expresa por sobre lo netamente económico, entendiendo de esta forma que el régimen democrático actual dominado por el poder económico no entregará respuestas adecuadas. El triunfo ya está aunque únicamente sea en lo  discursivo. No obstante ojo, sólo por ahora.